Comentario mensual mayo 2015

*En mayo, la rentabilidad obtenida por Alinea ha sido del +0,41%, lo que deja la rentabilidad desde inicio del año en el +5,98%. La mejora de la economía americana tras un mal primer trimestre; la continuidad de la recuperación europea; la signos de estabilización de la actividad económica china; y los avances en las negociaciones con Grecia están contribuyendo a clarificar el panorama económico global, lo que a su vez abre la puerta a subidas en los tipos de interés a largo plazo en todo el mundo desarrollado. Así las cosas, seguimos muy positivos en cuanto a las expectativas de rentabilidad de la cartera para los próximos meses.
 
*En EEUU, y a medida que nos alejamos del primer trimestre, crecen las evidencias de que lo ocurrido en el mismo en términos de desaceleración de la actividad se debió esencialmente a factores temporales.

*Las perspectivas de crecimiento para el conjunto del año continúan siendo favorables. El aumento de la renta disponible, la creación de empleo y la caída del crudo impulsarán de forma apreciable el consumo privado durante 2015 y tenderán a compensar el efecto negativo que el dólar tendrá sobre el sector exterior. Por el lado de la oferta, aunque el sector industrial podría verse ligeramente afectado por la reducción de actividad en el segmento energético, todo hace pensar que tanto el sector servicios como el inmobiliario se expandirán a un ritmo notable. Así las cosas, y pese a que la fortaleza del dólar restará algunas décimas al ritmo de expansión económica, EEUU parece en disposición de crecer a ritmos del 2,5-3% en lo que queda de ejercicio. La FED podría comenzar la subida de tipos en septiembre y podría usar las reuniones de junio/julio para preparar al mercado para ese escenario. Una forma de hacerlo sería posiblemente adoptar un enfoque algo más hawkish de lo que ahora mismo se está anticipando.

*El área euro se sigue beneficiando del euro débil, de la caída del crudo, de los bajos tipos de interés y de unas políticas fiscales más favorables al crecimiento. No es de extrañar, por tanto, que los datos de actividad conocidos a lo largo del mes de mayo hayan confirmado la tendencia de mejora que ya se hizo evidente en los primeros meses del año. Aunque ahora parezca un poco aventurado decirlo, esperamos que también en Europa la inflación aumente en la segunda parte del ejercicio. Sobre todo en países como Alemania, donde los niveles de capacidad ociosa son ya muy reducidos. Si este escenario se confirma, el debate sobre cuándo podría empezar la versión europea del tapering podría empezar a la vuelta del verano.
*
 
*España continúa mostrando uno de los mejores comportamientos del área euro en el período reciente. El crecimiento en el Q2 se situó posiblemente en el 1% intertrimestral, lo que equivale a un 4% anualizado. Mirando hacia adelante, la actividad en nuestro país debería seguir beneficiándose de los mismos shocks positivos que están impulsando al conjunto del área euro, con la ventaja de que en nuestro caso esos shocks se suman a un esfuerzo importante de recuperación de competitividad.  Pensar en un crecimiento del 3% o incluso superior para el conjunto de 2015 no es en absoluto descabellado. 
 
*Aunque de manera desde luego nada espectacular, y alternando sorpresas positivas y negativas, la información macro conocida en mayo muestra que la economía japonesa comienza a recuperarse del varapalo que supuso la subida del IVA. Dado un crecimiento a futuro probablemente por encima del potencial, un output gap que el propio BOJ considera prácticamente cerrado y unas expectativas de inflación a medio plazo que se están recuperando, creemos que lo más probable es que a lo largo de 2015 observemos un cierto repunte de salarios y de precios, de forma que la inflación pueda acabar el año en tasas cercanas al 1,5% interanual. En este sentido, lo que se va conociendo en cuanto a subidas salariales para este año 2015 y podría hacerse aún más evidente a partir de junio, mes en el que empezarán a verse los resultados de las negociaciones salariales entre empresas y sindicados que tuvieron lugar al inicio del ejercicio.
 
*En China, y tras un decepcionante comienzo de año, los datos conocidos durante mayo y los primeros días de junio muestran signos de estabilización de la actividad, gracias en parte a las diversas medidas de estímulo, tanto fiscal como monetario, que se vienen aprobado en los últimos meses. Teniendo en cuenta esta actitud más proactiva por parte de las autoridades chinas, los riesgos de desaceleración brusca de este gigante asiático, que nunca fueron muy elevados, se han vuelto todavía más improbables. Dicho lo anterior, no anticipamos medidas de estímulo masivo por parte del gobierno sino, más bien, una combinación entre medidas de apoyo selectivo a la actividad combinadas con un continuo avance en el proceso de reforma estructural, que permita al país seguir caminando hacia un modelo de crecimiento más basado en el consumo, en los servicios y en la innovación tecnológica. Más allá de lo anterior, vale la pena señalar también que la decisión del gobierno central de promover el cambio de los bonos de vehículos de propósito especial por emisiones realizadas directamente por los gobiernos locales es un movimiento muy inteligente, que va a permitir ahorros muy significativos de costes de financiación y mejoras evidentes en el perfil de vencimientos.
 
*
*En India, aunque las perspectivas a medio plazo continúan siendo favorables, los datos conocidos durante mayo han estado en general por debajo de lo esperado. Así las cosas, el RBI ha vuelto a reducir los tipos de interés, aunque ha avisado de que a partir de ahora adoptará una posición de espera, teniendo en cuenta entre otras cosas que el fenómeno meteorológico conocido como “El Niño” podría crear presiones inflacionistas por el lado del precio de los alimentos.
 
*En Brasil, la información más reciente continúa mostrando una significativa debilidad. La mejor noticia del mes de mayo ha sido el progreso logrado por el gobierno en materia de ajuste fiscal, incluyendo alguna votación favorable en el Parlamento. Al mismo tiempo, y en un intento de recuperar la credibilidad perdida, el banco central ha vuelto a subir este mes los tipos de interés. En todo caso, conviene no olvidar que la debilidad económica y el propio efecto contractivo que tendrá el esfuerzo de consolidación fiscal deberían ayudar a reducir en algún momento una inflación que todavía permanece elevada. Esto debería de ser tenido en cuenta por el banco central, para combinar en dosis adecuadas la credibilidad anti-inflacionista con la necesidad de no agravar la recesión y de no apreciar artificialmente el real.
La apreciación del euro y la bolsa europea

Artículos relacionados