Guerra de divisas

Se habla probablemente demasiado de guerra de divisas. Si un país pasa por una situación económica débil y realiza una política monetaria expansiva esto no implica hacer guerra de divisas, aunque uno de los efectos de esa política monetaria expansiva sea que la divisa del país en cuestión se deprecie.

Al contrario, cuando los países hacen la política monetaria que requiere su situación interna, la política monetaria global tiende a ser la correcta y esto es una buena noticia para el crecimiento. La gran mayoría de países que están ahora bajando tipos o embarcándose en políticas de expansión cuantitativa lo están haciendo porque así lo requiere la situación interna de sus economías.

Cosa distinta es cuando un país que no necesita una política monetaria expansiva porque su economía es lo suficientemente dinámica la hace de todas formas como forma de mantener artificialmente depreciada sí divisa. Esto sí es claramente contraproducente y es algo contra lo que hay que luchar.

Pero hay pocos ejemplos graves de esto en la situación actual. De hecho, corresponde en cierta forma al FMI velar y luchar contra este tipo de comportamientos y no vemos todos los días a esta institución quejándose en absoluto de una guerra de divisas generalizada.

Durante varios años, el dólar se ha tendido a depreciar porque la FED estaba haciendo una política monetaria muy expansiva, tal y como probablemente requería su situación interna. Por tanto, no puede decirse que la FED haya intentado manipular de forma injusta su tipo de cambio (aunque obviamente tampoco les ha importado nada que esa depreciación se produjera). La pregunta mirando hacia adelante es: ¿Debe ser tan agresiva a hora la política monetaria en EE UU? ¿Debe comenzar la FED a subir tipos más o menos pronto? Nuestra opinión es que la economía americana está lo suficientemente fuerte como para resistir que la FED comience a subir los tipos a la altura de junio de este año. De hecho, es precisamente la impresión de que se acerca la normalización de tipos en EEUU, unida a la política de expansión cuantitativa del BCE, la que explica al importante apreciación del dólar americano durante ya bastantes meses.

¿Significa lo anterior que el euro caerá hasta la paridad con el dólar americano? Siempre es difícil hacer previsiones a corto plazo pero, a 12 meses vista, nuestra opinión es que no. De hecho, el área euro está mejorando rápidamente (gracias en parte al cambio de orientación de la política monetaria del BCE) y esto podría permitir a la FED subir tipos sin que eso tenga por qué generar una apreciación significativa adicional del dólar.

Otra idea: ahora estamos todos obsesionados con que todo el mundo baja tipos. Probablemente de aquí a pocos meses empecemos a ver el camino contrario, con algunas de las principales economías del mundo comenzando a subir tipos. EEUU y Reino Unido serán probablemente los primeros. Conviene no olvidar, en este sentido, que el paro en EEUU se situó en febrero en el 5,5%, lo cual está ya en el extremo superior de la banda de lo que la FED considera como pleno empleo.

Continuar leyendo
616 Hits
0 Comentarios